sábado, 18 de enero de 2014

diversión en lo terrible


“Con esa estética expresión de los poetas, que nombran, testifican y condenan en sus verbos de colores igual interferencias, que dramas e historias, yo habito en las palabras dulces y tristes, en los vocablos valientes  del sentimiento que ni falso ni real, sólo sirve imaginado.

En esos márgenes cerrados de los sueños prohibidos y extraños, donde amo, encuentro  y borro un aire constante, despistado y tremendo. Ajeno a la verdad, ajeno al mundo.

Consumo exagerada diversión en lo terrible, meciéndome en la fábrica de un timbre que me invento. Acento exagerado. Pasión por los deseos, por el oscuro amarre que nos condena a ellos.  Sonido de cadenas. Memorias de fantasmas.

Propensión a la conquista de vuelos, al derrotismo de los suelos del infierno.  Recurso de titiriteros, magia peligrosa. Chistera de ilusiones, papeles encontrados, intérprete de nubes. Encantadora de serpientes.

Tapados los ojos, tan abiertos. Aturdimiento necesario de la lógica. Revolución de premisas. Trastocada de caricias. Alternancia de mitos. Tribulaciones esquivas. Locuras transitorias.

Y  un millón de posibilidades en el camino del trueno.

Abajo la realidad que es mucho más sencilla, que es praxis, simplificada, rasurada, plana, tan aburrida...”

1 comentario:

  1. Estás en tus palabras, que son la voz de tus sentimientos.
    Besos

    ResponderEliminar