martes, 31 de diciembre de 2013

match point, punto de partido


“Cada una, todas esas noches
arroparon el cielo con palabras,
cosieron a versos la ternura,
habitaron las caricias de repente
dentro de mis manos calurosas.

Y hoy todas esas noches han venido 
a deshacerme la locura, a descubrirme
la desnudez de los días cenicientos,
a destapar con tirones la ilusión y las mentiras,
y despertarme con ladridos ponzoñosos
mis jaurías de furia y desencanto. 
La ventana de los sueños tan abierta
dejó pasar el invierno inevitable.
Se congelaron las buenas intenciones.
La calidez armada de volátiles naipes
se descolgaba falsa hacia el vacío.
Match Point, punto de partido.
La realidad ganaba los pulsos.
Se descorría el velo del fracaso.

Y cómo se duele la cordura
bajo la luz ambivalente de encontrarse 
ante el espejo rebatida  por el agua 
del frío cristal de su abandono.

Otra vez se acordaba la demencia
del error evidente que arrastraba, 
y su corazón iba bombeándole la pena
por cada una de las partes de su cuerpo.
Clarividencia justo después del caos.
La consciencia toma las riendas.
Pero el contagio ya es irreparable,
que los ojos no quieren abrirse,
a los labios no llegan las sonrisas,
la boca promete no hablar,
ni la mano escribir, ni besar el alma.

El no ser se ha apoderado
del hondo pensamiento
y su sangre distribuye
la conciencia de los daños."
 
ktharsis 2013
 

sábado, 28 de diciembre de 2013

la mesa infinita de los sueños (ataque de realidad)


“Benditos los llamados a la mesa infinita de los sueños, los venturosos que se atreven a adentrarse en esa fonda invisible y peligrosa que aloja los anhelos imposibles.

Los llamados a descorrer la realidad tras ese velo, a olvidarse de ella para sentarse libres en el banquete extravagante de la fantasía. Donde se sirven tibias las almas cándidas y tiernas y en muy caliente los corazones salpicados de aventuras.

Benditos los niños, los poetas, los locos, los artistas, los ávidos lectores de otras vidas, los adivinos de sentimientos, los profetas de nuestros deseos. Los soñadores por naturaleza y convicción. Los inevitables ausentes. Los valientes, los insaciables.

Porque participan del pan de los ángeles. De la ocasión de los muertos. De las almas perdidas. Porque sólo ellos saben que son inacabables.

Benditos los que transitan esa sangre prohibida y hambrienta. Porque sólo ellos pueden sentir las estrellas en su alma y arriesgarse a retozar con la luna, a enamorarse del sol, a acariciar el cielo con el brillo de sus ojos.

Porque no existe nada más difícil  de vivir ni soportar que la digestión de ese banquete tan terriblemente pesada y mortífera. Porque el vuelco a la realidad es insoportable, una aniquilación simultánea de todos los átomos del cuerpo. Vértigo, Ansiedad, Terror, Angustia.

Al despertar de los sueños la realidad es siempre más penosa, la vida más difícil. Sólo abrir los ojos y el torno se ha hecho más pesado de empujar, la luz mucho más oscura, y el tiempo… de aliado se ha convertido en asesino de esperanzas."
 
ktharsis 2013
 

miércoles, 25 de diciembre de 2013

estaré allí

"Cuando me pierda estaré allí, para que vengas a buscarme.

En ese claro del bosque que conocen sólo las alondras, junto a los pies dulces del magnolio floreciente de mis sueños intactos. Donde me aguardan cariñosas todas las primaveras que arroparon con sonrisas cada uno de mis años.

Estaré en el refugio secreto a donde huyen cada noche emborrachados de luna, mis pesares y mis presentimientos.
 
Hay un tronco recostado de musgo antiguo y esponjoso señalando con desidia el norte de un camino equivocado. Y un arroyo que cruza umbrales resplandecientes de deseos. Dos ramas cuajadas de yemas alegres de rosales, y la esperanza de un mundo que nunca hemos vivido.

Llegaré en volandas de un aire incipiente de abril, cálido y endiabladamente travieso de palabras. Y así será en una tarde de penumbras que amenacen, cegando la intuición de mis sentidos, temblándome el pecho y la garganta.
 
Cuando me pierda ya sabes que allí estaré, para que vengas a buscarme."

maldición sobre la tierra


“A gritos viene atropellando el temporal esos cauces flanqueados de risueños revuelos con jazmines, que tú y yo acostumbramos a velar por las noches. La voz agria del viento desbordado y loco huye ignorando nuestra resistencia. Atronadora la lluvia nos castiga, nos secuestra el corazón bajo el azote despiadado del miedo imprevisible.

Dentro de mí la furia de este mundo sucumbe y tiembla sin escapatoria. Cae el cielo como una maldición sobre la tierra, haciéndose verbo cruel en esta oscurísima hora del despiece.

Ensordecidos al trasluz de nuestro acento jadeante, nos despeñamos monte abajo en un abismo de terror, sobre las rocas. No importan los daños si no han sido suficientes las trincheras, el parapeto organizado entre tus brazos y los míos.

Sólo queda luchar con las espadas del gozo, cuando el aullido del dios que cae sobre tu espalda cubre mi pecho, indecente, con la empujada vida incurable de sus flechas.

Y batallamos a la carga en una hazaña que es un traspaso de salvas por el instinto de la supervivencia. No quiero amanecer sin esperanza. Prefiero fondear eternamente por tu cuerpo hasta que en la clausura estancada del tiempo  nos rescatemos de las garras del demonio.

Faenaremos hasta  perder nuestro aliento y encontrarnos, hasta sostener la salida que se agita, rebota y resplandece, justificando el destrozo de allá afuera.

Estamparemos los rasguños apretando el poderoso y feliz encuentro de la vida manifiesta.”
 
ktharsis 2013

viernes, 20 de diciembre de 2013

desemboca en almíbar

"Nos guía el perfume creciente de la carne,
las maderas dulces y afrutadas
que custodian los deseos encendidos,
la madrugada de miel que se esconde
bajo el latido de la respiración.

Y el rastro,
que a lo largo de mi cuerpo
acaparan tus manos,
acorta la distancia hacia la boca
que entretenida en paralelo
bordea el perfil de los caminos.

Largamente desnuda y sedienta
mi piel desemboca en almíbar.
Me acojo a tu despertar incesante,
ardiendo de impulsos y vida.

Abrimos las ventanas
al fragor de la noche.

Tú llevas prestado del sol
un racimo de almendras engastadas
rodeando tus piernas que me enredan.

Yo llevo dentro de los labios
el crepitar de un fuego encerrado y hambriento,
en busca de la presa de su instinto.

Y jugamos a desgranar mordiendo,
a liberar los mares
y florecer silencios.
A silbar con culebras en los dedos
para sanar la lejanía del tiempo,
azotando las espantosas grietas
que anuncian la silueta de los muertos.

Encuentro. Existencia. Derrota.

Giramos el alboroto de la sangre
 hacia una espuma de estrellas,
 con aletazos de risa exagerada
 anudándose alrededor de mil besos."

ktharsis 2013



jueves, 19 de diciembre de 2013

sin ser persona


“Qué otra cosa fuéramos sin ser persona…  algo carente de cuerpo y responsabilidad, como la nostalgia y la imaginación, como el recuerdo o los sueños. Sin nada que perder.

Una materia diluida en deliciosas y eternas canciones que habitaran corazones no nuestros. Derramada en paisajes transitados desde arriba con ojos sin memoria. Escanciando sabores de los deseos ajenos.

Un estado ausente que supiera volar por donde no fueran posibles los caminos. Elogiando despedidas y encuentros, derribos y agresiones. Irrumpiendo amores en besos de otros. Con todos los permisos para no ser amenazados. Invisibles. Alborotados y confusos. Ni disponibles ni ocupados. Fieles a la traición de la existencia. Navaja abierta o sable andante por un cielo vagabundo de deseo insatisfecho.

Bien pudiéramos ser un suspiro velando los labios del viento. O llamas que devoran columnas colosales de certezas. Ser violentos, concluyentes. Sin cabeza para arrastrar conciencias, ni hombros que sujeten tempestades. Sin manos que asistan los deberes, ni semblante que mantener inerte o expresivo.

Quisiera correrme en lágrimas que no derramasen heridas ni fracasos, que no lastimaran plazos ni esperanzas. Que no tuvieran testigos.

Y andar sin huellas que dejar en el barro de mis hijos, ni destino hacia ninguna parte, sin causa obligatoria. Sin anclas que echen raíces. Ni cerrojos que permitan abrirse ni cerrarse. Sin paredes que derribe la inconsciencia. Sin nada que ofrecerle al desastre.

No estar preparada nunca pero tampoco muerta. Y remover el lodo superficial y la amistad profunda. Derrumbada de coraje  y erguida de temores.

Me bastaría una existencia desconocida para el resto. Trágica y cómica. Casual e improvisada. Ni próxima al dolor ni a la vergüenza. Sin orgullo, sin pretensiones, sin crespones negros ni banderas de colores.

Qué otra cosa fuéramos sin ser persona…”

 
ktharsis 2013

miércoles, 18 de diciembre de 2013

presas de mi instinto, las señales


“Presas de mi instinto, las señales
apretaron sus lazos invisibles
y en un presagio de ternura
amanecía tu vida
dentro de este vientre.

Avisado fue el momento
en que la lluvia más improvisada
rompería el cielo desde dentro.

Una bandada de pájaros cantores
furiosamente libres
abandonaba el bosque en ese instante.

Mi puerto amarraba una estrella
gota a gota, loca, suelta e infinita, 
en un lecho de flores abiertas
palpitando  los perfumes de la tierra.

Latía el corazón, acelerado,
el cuerpo se hacía eco entre las piernas
cuando tibia la sangre removía
ese inmenso amor
en torno al oleaje de la noche.

Invitación a ser tu madre,
me decías,
corazón encendido de deseo.

Un ángel precioso coronaba
el centro de mi esencia,

 Y yo mientras gozaba y me reía.”
 
 
ktharsis 2013

 

martes, 17 de diciembre de 2013

una vuelta más al universo de los días


"Como aquel caleidoscopio que refunde en un baile de cristales de colores la visión maravillosa o terrible de la vida. Trocitos distintos, superpuestos o muy juntos, que trastocan el universo de los días, a cada instante, a cada golpe seco de calendario, cada vez que voltea su manilla ese reloj que se nos ha colocado en las muñecas para que todos nos sepamos sus esclavos.

Como aquel caleidoscopio que sólo ven nuestros ojos. Ofreciéndonos el espectáculo variable de sensaciones y emociones, de arriba y abajo, de los cielos y los suelos, y más allá, de los infiernos. Y alrededor nuestro: el agua, el fuego, la tierra y el aire. Para enviarnos las señales pertinentes de los dioses de la naturaleza. Todo un decorado magnífico de luces y sombras, de atrezzo verosímil.

Infinitas combinaciones posibles e imposibles. Magia aleatoria. Blanca, negra, y tanta… como queramos nosotros estirar el sentimiento. Nos interesa hacerlo. Porque la vida es eso.  Angeles y demonios danzando en la tumba entreabierta del abismo que somos.

Y el tiempo que pasa  como un tren con mercancías, con maletas y rostros de otros, para todos los arrugados de mente.  Para ellos, los muertos,  que no se mueven del andén y ven llorando el movimiento, ese rodar por los raíles ajenos.

 Tal vez se necesite el valor suficiente para subirse a su chepa, encaramarse a la cima de los sueños para ver la vida de cerca, y así no ver cómo se escapa. Y sólo sentir que la atesoras. En la mirada, en el corazón, en los hallazgos intangibles e inesperados que a veces nos encienden la luz de todas nuestras esquinas.

Yo no dudaré. Cuando se cumpla la última campanada y cambie el tercio convenido,  lo volveré a hacer. En la siguiente vuelta de tuerca me quitaré la bufanda y  volveré a arriesgarme. Ofreceré mi blanco cuello, que de nuevo estará listo para ser inaugurado y dejaré que me hinque el diente como quiera.  

Ya veré y os contaré qué es lo que pasa ¡¡ " 

ktharsis 2013



 

viernes, 13 de diciembre de 2013

por aliviarte la amargura (la leyenda del petirrojo)


“Cuánto gris hoy en todas partes. Tantas grises mentes y grises corazones. Vulgares espectáculos de invierno que provocan grises entusiasmos en las gradas inertes del vacío. El frío ha disfrazado todo de opacos sentimientos y con sábanas grises ha cubierto los muebles de la mansión celeste. La luz no existe, ni  las sombras. Y yo misma me he cuajado, petrificada con lágrimas de versos. No se mueve el aire. El mundo se ha quedado quieto. Sólo el plomo acostumbrado a estos lugares ha venido a aplastarnos las ideas. Es mejor estar muerto, congelarnos la sangre para no sentir tanta pobreza de espíritu y cuerpo, tanto brillo en un cubo de basura. Sería preferible que nos hubieran bautizado con derecho a hibernar en estos días. O a emigrar con alas orientadas al tibio manjar del paraíso.

Pero encuentro una esperanza en la visión de ese incauto petirrojo que, asomado dos veces hoy a mi ventana, ha venido a saludarme. Para decirme que siga creyendo en las señales. Que como él se puede nacer gris, como la suerte, y en el camino estará la oportunidad de enfundarse el pecho colorado de los ánimos valientes. No con tu ardiente amor, por más que queme. No con tu ardiente canto, por mucho que sea bienvenido.  

Sino por olvidarse de uno mismo para quitarte una a una todas las espinas de esa corona enraizada en el dolor de tus sienes.

¡ Qué no daría, niño, por aliviarte la amargura ¡”
 
ktharsis 2013
 
 

a favor del invierno


 


“Abdica hoy el sol a favor del invierno. Ya ha llegado su momento.  Es la hora de que apriete y cierre esas minúsculas células que aún sujetan compasivas las doradas hojas de los árboles caducos.
El corredor de la vida es inapelable. Habrán de caer defenestradas para cumplir el mandato revolucionario de lo que vendrá de bueno. El frío afila la guillotina despiadada. El campo morirá para nacer de nuevo.  
Hoy el sol se queda durmiendo. No tiene fuerzas de salir, no tiene ganas. Retiene la cama para quedarse conmigo, en las calderas del sueño, donde arderemos juntos.

Y expulsa al resto al congelado diciembre.”


ktharsis 2013

martes, 10 de diciembre de 2013

apaga las linternas con el fuego

"Un rosario de luces enjauladas.
Rigores encadenando rutinas.
Una ristra de aburridas horas.
Dame a cambio una noche por mil días.

Si sueltas el amarre conveniente
y vuelcas el poder, la fantasía,
trataré de no ver lo que hay de cierto
en errores, borrones y mentiras.

Ya sabes que no nos pertenece
el territorio rebelde de los sueños,
desconocido que asalta la memoria,
la desanuda, trastoca y desvaría.

Deja la mente en negro,
que salten al ring los desafíos,
la hora de las brujas que disuelven
las fronteras hirientes del deseo.

Intérnate en el mundo, más adentro,
apaga las linternas con el fuego,
un soplo de tus besos y a lo lejos
me dejas ser lo que no quiero.

Bailarines de sombras trasnochadas,
al alcance en un espacio que no vemos."

Ktharsis 2013
imagen:No Regrets - Olli Kekäläinen



sábado, 7 de diciembre de 2013

sol de invierno


“Coronando mis párpados deshechos,
si viene reconstruye con caricias,
cubriéndome el querer con tibio manto
en una invitación a sus delicias.

Mi amor, el sol de invierno a mediodía,
amante a luz abierta que gozaba
la blanca piel, intacta y desarmada,
mi corazón entregado si él quería.
 
(A menudo vuelo endecasílabos,
pienso en verso, la vida se hace fácil )

Un roce de sus rayos sobre el pecho,
su calor generoso en mis pupilas
y hubiera muerto quieta en ese instante,
raptada por el fuego de su abrazo.

Huido a su lado por el cielo
a esa isla entornada  de ceguera,
ardiendo muy despacio horizontales,
olvidándolo todo en su presencia.

Extasis divino hoy en la terraza,
orgasmo planeado y consentido,
íntimo placer que adormilado,
me legítima el uso de la vida.

 
(Hasta que llega el vientecillo frío,
celoso despertador de este mundo)


Y se acaba el invento. "

ktharsis 2013


miércoles, 4 de diciembre de 2013

a lo que tú quieres decirme


“La vida nos planchó tan fino lo importante, a hierro candente,  a fuego de metralla,  que consiguió que nuestro amor de tanto arder en yunque de dolor y desengaño,  quedara extendido y moldeable, flexible al cambio, abierto y transparente.

Planeadores de combate que a ráfagas nos atraviesan el cielo cuando hay guerra, no consiguen arrugar el entusiasmo y queda  a salvo, sobrevive como puede en el reborde de la piel de nuestro abrazo.

El corazón nos quedó de coladero, minado de tan tierno que lo hicieron, salpicado de ácido malévolo, frágil como ala de mariposa.

Los años que cruzaron por nosotros nos regalaron sumas, logros, confianzas, detrás de las tantas batallas que perdimos. (Esa será quizás la luz del  dios que nos asiste).

Y mientras tanto, allá en lo oscuro  de esos días opacos de tristezas, iba hilándose despacio, entretenido, con tímidas luces de inocencia acorazada, un infinito cordel de seda indestructible, una cometa enorme que zarandea el viento y que me busca cuando siento que arde el horizonte.

Ayer soñé que era una niña en un escaparate, sin modas ni abalorios, sin guantes ni gorro, como un fantasma en el cristal del tiempo. Con los ojos del paso hambriento, acelerado, decapante de todo lo superfluo, que recoge el sonido que me cuentas, que llega a lo que tú quieres decirme."

ktharsis 2013
 

 

domingo, 1 de diciembre de 2013

habriento devorador de almas


" A todos nos engaña largo tiempo. Pero el amor no es un regalo, el amor es un vacío.

El fraude es genético, consustancial,  innato.

Aparece como un regalo envuelto, girado en caja roja de lazos dorados, y es un maldito vacío en sí mismo. Cuando un día te decides a abrirlo te das cuenta: no existe. Es un hueco desquiciado y exigente.  Un hambriento devorador de almas. Un inquietante aspirador de tus sueños.

Por eso nunca te aferres a ellos. Porque será inevitable que uno a uno vayan  arrojándose a la pila del sacrificio. Hipnotizados, absortos, enajenados…  caerán en ese agujero negro, en esa fosa común donde se entierran los sentimientos, en  esa tumba abierta de corazones perdidos. Para saciar su voracidad.

Y nunca estará satisfecho."
 
ktharsis 2013
 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

miedo (de lo que vamos siendo)


“De lo que vamos siendo hay cosas que hemos aprendido con los años, a costa de esas terribles experiencias reversibles,  latigazos, dentelladas a traición que la vida nos va dando. Mordiscos que traspasan, de fuera a dentro, la rabia del miedo que atenaza, y que salen después, de dentro a fuera, en forma lágrimas de sangre de una u otra manera, evidentes o invisibles, supurando despacio o a borbotones, de golpe.

Todos coleccionamos esas circunstancias nuestras en la piel. Aunque pensemos que no existieron, o eso queramos creer, para olvidarlas.

La vida nos va topando, nos lanza choques, accidentes con secuelas.  Y nosotros, para zafarnos de la muerte, nos tenemos que centrar en la necesidad perentoria de seguir a flote, en mantener el equilibrio, en hacer pie en este mar calamitoso de oleajes que nunca cesan.

Pero de lo que vamos siendo también hay otras cosas que te aparecen sin dar cuenta, que van viniendo solamente, sin acuse de recibo. Que un día te descubres, sin saber muy bien a qué responden. No es el traje que te van haciendo a la medida esas eventualidades benevolentes o perversas, el hada madrina de las buenas cosas, o la bruja maldita de las malas ondas… Sino que eres tú quien va cambiando por dentro, por fuera, y viceversa.

Unas y otras cosas, las que ocurrieron y las que aparecieron, son lo que somos ahora, lo que seremos después.

Tras sortear esas vicisitudes a las que no se nos dio la gracia de poder renunciar y que más bien fueron cicatrices del demonio… Tras zozobrar vertiginosamente y darnos cuenta de que la vida es eso, retomamos el sentido de lo que nos queda, reconstruimos los escombros, y volvemos a la briega pero con otra perspectiva.

Volvemos a ser quienes en realidad somos pero transformados.

Y suma y sigue. No hay cura ni remedio. Esto es así.

Y a eso tengo miedo. A lo que yo pueda ser ahora o luego, sin que lo sepa.”
 
ktharsis 2013
 
 

 

lunes, 25 de noviembre de 2013

antes de dormir como una reina


"Antes de dormir lo más profundo,
como rey y reina en su dosel dorado.
Antes de olvidar que somos mundo,
rodaremos en mil vueltas con la vida.
Antes de dormir como mereces,
hundido en el recodo de mi abrazo,
yo rondaré tu alzada con caricias,  
licuaré de espuma los deseos blancos.

Antes de dormir como una reina
y alfombrar mi sueño con pétalos de rosa,
tú pintarás mis mejillas de sofoco,
volarás mi fantasía con tus manos.

Brillaremos el velo de los ojos
en un trueque de amor por humedad bendita,
puliremos las miradas de sonrojo,
 derretiremos el calor  con  fuego adentro.

Como siempre será fácil.
Antes de olvidar que somos mundo,
rastro incomparable del delirio,
antes de dormir lo más profundo."

ktharsis 2013

domingo, 24 de noviembre de 2013

oleajes de vértigo


“Soy marea viva y tuya, improvisada,                                             
cuando sufro oleajes de vértigo en tu lengua                   
y me estrellas el deseo en roca abierta,                             
con ofrecida boca de hambre desatada.                             

Espero el momento de tus besos en cascada,                
de sumergirme en el mar de los naufragios tiernos,                     
y columpiar el infinito con las alas                                        
empapadas de deseos mar adentro.                                   

Quiero bordear de nuevo suavemente                                           
las riberas tibias de esos labios,                          
fondear tus exquisitos arrecifes                                                   
y escurrirme en toboganes de locura.                                                        

Entretenerme sin tiempo, sostenida,                                              
en el acceso directo al paraíso,
seguirte donde vayas  para después dejarte                       
que conectes, como sabes, tu corriente a mi delirio.


En la puerta te espero cuando vuelvas
y no traigas pasaporte que eres dueño
de mis nudos, del amarre de mis sueños,
que desatas con caricias en el cielo."

ktharsis 2013
 
imagen: Lovers - Jarek Puczel
 
 
 

ataque de cordura


“Ni en vertical ni en horizontal, nunca me muevo en línea recta.
A traqueteos rizados en descontrol persistente, mi mundo navega en espirales de locura. Mis caracoles sueñan despiertos. Sin perseguir objeto ni destino. Nunca tuve ideas fijas. Me las cambia el viento y el corazón que habito. Por eso he sido imaginario abanico en una plaza de toros para brillar su traje de luces, hincha invisible en un estadio de fútbol, trovador sin voz en un rincón de la noche, triste sonrisa en un anochecer de palmeras, tango quieto en el perfil de sus manos, jarra vacía en una cata de cerveza, risa al borde de las lágrimas, o insomnio al comenzar la madrugada.
 
Siempre envidiaba tener un pelo lacio, liso, recto y ordenado. Amueblada la cabeza con corduras. Comer sin ganas. Mantener las cosas claras en un camino despejado, en la autopista del sentido común.
 
Pero nunca será así, porque yo vivo despeinada. El énfasis me compone, la música, el acento, el movimiento, la variación, los impulsos… que me viven y me matan. Por eso soy reina de versos y desnudo la piel a cada instante. Por eso desmadejo las razones y desordeno los cabales con deseos. Y siempre tengo las manos calientes y la voz de mis palabras a punto de desbordarse. Con la orden de desahucio en las rodillas. Y el llanto tan bien comunicado.
 
Y hay días en que muero de cordura. Cuando descubro en un espejo transparente mi alma loca rondando el desafío. Como el hombre lobo después de sus fechorías nocturnas. Y de repente tengo mucho frío y vacíos insondables. Necesito la ropa para cubrirme, colorete en las mejillas, un agujero para esconderme de mi misma y me falta todo.
 
He hecho el amor y he dormido un poco. Luego me despierto con sed.
 
Entonces rezo para no haber dañado a nadie.
 
Aunque siempre sé que sí lo he hecho.”
 
ktharsis 2013
 
 
 

 
 


viernes, 22 de noviembre de 2013

catastrofe de ausencias


“El mar de nuestra vida, amor, a ratos sostenido y cotidiano, a días tan bravo y oscilante,  se iba escapando por las grietas de tus ojos. Y no me daba cuenta.

Se deshizo a gotas,  con tristes desencuentros que rondaron nuestros huecos, con sollozos y lástimas gastadas de perdones sin remedio, de excusas con límites esquivos.

Alrededor de esos resquicios,  remolinos rutinarios desaguaban mis lágrimas de dentro. Y no te dabas cuenta.

A  flote en el interior de una botella de cómodos vacíos, con el oxígeno justo para seguir latiendo, el mar que fue tu vida, amor, yo iba perdiendo, para quedarme solo en este bosque de almas muertas, donde ya no seré nada, ni lo quiero.

Y perdí las fuerzas necesarias en una lucha rendida de antemano, ya sólo espero que vengas a salvarme, o que me hagas para siempre tu catástrofe de ausencias.”
 
ktharsis 2013
imagen: Diggie Vitt
 
 

martes, 19 de noviembre de 2013

ventanal de hielo y fuego


“Un día de estos lograré encontrar por algún lado ese extraño ventanal de hielo y fuego por el que consigue comunicarse conmigo.

He mirado detrás de sus palabras, los pétalos blancos que llueve cuando quiere y le dejan, que consiguen desmontarme los esquemas. (Interrogadas parecen inocentes)

He consultado mis libros de cabeza, los armadores de silencios provechosos, en busca de razones coherentes. (Y no tienen la respuesta)

In extremis, me he empeñado en torturar el corazón para que cuente. (Temo que prefiera seguir aprisionado antes que soltar la prenda de su abrazo.
1, me lo tiene amenazado con ternura;
2, no quiere perder su voz alentadora;
3, tal vez no sepa nada.

O las tres cosas)

Debe existir en algún rincón que aun yo desconozco, por el aire volante de estos montes, las nubes pasajeras que los cruzan o en la luna que me observa la tristeza… un conducto invisiblemente humano que me dirije hacia sus penas, y debe tener algún sentido.

No pararé hasta encontrar el nexo que nos une…
cuando el dolor nos bloquea las puertas del alma, cuando cerramos los ojos para no llorar más con la mirada, cuando tememos que la noche nos derrumbe en la locura incurable de las cosas cotidianas o imposibles.
Será una madrugada...
cuando vea en el vaho de la ventana el calor de mi entereza temblar y descender hasta untarme en el suelo,  porque hace demasiado  frío fuera de sus ojos.”
 
ktharsis 2013

imagen: Ursula Abresch

 

martes, 12 de noviembre de 2013

en tu legítima defensa


“Le dices que te aparte
las zarzas del infierno
que han roturado tu piel
cuchilla adentro,
mucho antes de haberla conocido.

Que te quite espinas negras
como rejas que comen de tu carne,
hirientes con surcos
de quebrantos y carencias,
por debajo del dolor de tus palabras.


Le dices que sacuda aquel viejo veneno
que aun recorre río abajo por tu sangre;
que destile en alambique tu dulzura,
convirtiéndola en licor para sus besos.

Y que tendrá que utilizar sus manos blandas,
las mismas que palpitan y acarician
el contorno reclinado de tu espalda
esas noches luminosas del deseo.

Le dices que sus manos diminutas son perfectas
para hacer las tuyas grandes y valientes,
como el cielo que cabe en una palma,
al borde del aliento contenido.

Le dices que no tiene otro remedio
que coserte las heridas suavemente,
hilvanarte las miradas sin reproches,
a costa de arañazos en sus ojos,
a cargo de puñales en el pecho.

Y que habrá de sellar tus cicatrices
con el roce divino de sus labios
entre largos silencios de amargura.

 Que nunca será fácil.

Le dices que ella es la culpable
a la vez que sanadora de tus males.
Y que no verá nunca otra salida
que quererte
en los pedazos de ti, desperdigados,
en las mil vidas anteriores, de retales,
en los cristales rotos que aún te quedan."

ktharsis 2013

martes, 5 de noviembre de 2013

hora oscura de noviembre

"Entra Noviembre y viene fuerte,
con el aire preñado de tristezas
y las nubes inquietas, albergue
de mil destierros oscuros
para las culpas del alma.

Haciendo hablar al cielo nuevamente
con señales agoreras maliciosas,
desafiando con gélidos recuerdos
y cubriéndome el vientre de silencio.

Tal vez no me deje arañar su agua pasajera,
instalada en las corrientes frías
que me sacuden a golpes.  

Ni logre yo arrancarle al viento
su terrible voz en la copa de los pinos,
arriba de los montes de la ausencia. 

Jamás zafarme del dolor
que me amenaza la sonrisa.

Pero siempre podré, si lo propongo,

salirle al paso, algo más valiente.

Lucharle con las manos que me presten,
calmarme así en el paso de la muerte."


ktharsis 2013




lunes, 4 de noviembre de 2013

mandamientos


"Extendida sobre un campo de manzanas tiernas
navego por la libertad  de tu entregada piel tras de la mía.
Ofrezco: dejarte volcar por las corrientes tibias de mi  cuerpo.
Prometo: amarte con caricias blandas como vivos ángeles de mármol.

Y estos serán mis mandamientos:

I.- Abandónate en la rosada y blanca expresión de mis deseos.

II.- Fluye en las orillas mansas del descanso.

III.- Flota las exquisitas olas de raso entre las nubes.

IV.- Rueda en las colinas acolchadas de mi pecho que palpita.

V.- Deslízate el placer alimentando mi cintura.

VI.- Deja de contrastar tus mapas.

VII.- Evoca como sabes el secreto entre mis piernas.

VIII.- Derriba el lugar exacto para evadir el tiempo.

IX.- Arroja tus palabras al retrete.

X.- Y duerme en el cruzado aire que arrulla mi aroma con el tuyo."
 
ktharsis 2013 
 
 

el revés de las cosas

"En el espejo invisible que han deshecho sus amargas lágrimas, en el dolor transparente que estremece el corazón con sus secretos, en el suave y desgraciado devenir del futuro...

avistan los poetas el revés de las cosas.

Las voces de las aves escuchan del silencio, la tempestad que está en la calma, el peso del amor que esconde el miedo, la profunda tristeza en la alegría inmensa, la desesperanza maldita en el deseo inminente, la debilidad en la fuerza, las presencias ausentes, el vacío que lo llena todo.

Y contentos por salvar los retales escogidos de la vida, se enorgullecen de encender apagando, de lucir oscureciendo, de amar denostando, de hablar callando.

En el crisol de las desgracias, en la ventana del viento, en las hogueras del infierno, en las cometas que el aire bailó con violines, en las íntimas letras que acorralaron canciones, en la tibia caricia del pasado remoto...

 avistan los poetas el revés de las cosas."
 
ktharsis 2013
 
 

 

domingo, 3 de noviembre de 2013

ligera y volante


“Torpe, pequeña y hueca,
sinuosa y ajena,
inútil amante del aire,
horadada de sueños y papeles.

Vanos y extraños conductos atraviesan
ocultos la carne de mi cuerpo.
Recorridos vacíos donde vuela
mi liviana sangre de poema
hacia ninguna parte, vagabunda.
 
Ligera y volante cometa,
mariposa hecha de vientos sin dueño.

Amarrada a las rocas que me piden,
amores de hija, esposa y madre,
acreedoras de abrazos,
exigentes del arraigo de mis besos.
 
Yo les debo y siento
que no les sirvo para nada.

Que los cordeles, amables lazos,
se me hacen nudos que aprietan,
cuerdas, cadenas  que pesan, duelen y matan,
y me tiran a la tierra como un trapo,
mojando de lágrimas mis alas. "
 
ktharsis 2013
 
imagen: Sky Study, Edgar Degas 1869
 
 

 

 

 

jueves, 31 de octubre de 2013

de cuando perdió las palabras

- De cuando su corazón de ángel
 perdió las palabras que le unían al cielo -

"Su historia fue la de un fardo
perdido de polvo y tiempo,
el árido suelo que rueda
empaquetado de casualidades,
destinos deshechos
en la reseca y absurda estepa de los días.

Sus años fueron matorral desarraigado,
manojos de ramas deshojadas
por las horas que no fueron,
que por el favor del viento volaron,
descarrilando los tiempos perdidos. "

ktharsis 2013



sería una noche ...

"Sería la primera noche que de niña miró a la luna, con la tímida luz que atravesaba los visillos de su cuarto.

La primera vez que descorrió el silencio, para perderse por áureas misteriosas y adentrarse en el peligro de no ser.

Sería elevándose despacio, a un palmo del suelo por encima de su alfombra, cuando se estremeció en un cielo robado entre algodones, cuando sintió encoger el corazón y acelerarse, y el ritmo de su sangre por las venas detenerse al verse reflejado.

Sería una noche en plenilunio o en cuarto creciente con sus ganas, cuando sus ojos se estrenaron de dulzura, buscando quién sabe qué sueños volátiles de infancia.

Sería entonces cuando le nació en el alma un revuelo de palabras rondándole el destino, un rumor de ángeles mostrando los cerrados caminos de la magia, aullando libertades en forma de versos.

Y en el aire...la métrica del viento que acuñaba para ella, leves amores como breves suspiros... 

Nunca más pudo librarse de ellos."
 
ktharsis 2013
 
 

domingo, 27 de octubre de 2013

hegemonía

"Algunos nos empeñamos en ahondar en lo que no se ve. En esos caminos de agua donde no se marcan las huellas, sólo seguimos la luz de la intuición. Y sumergidos en los sueños que nuestro ser nos permite, nos movemos a veces a brazadas de instinto, otras, las más, a merced de las mareas.

El destino, sabio y cruel, nos esconde los grandes caminos para hacernos encontrar atajos frecuentemente en lo más dificultoso e inverosímil.

Eso tengo entendido: que es caprichoso pero tan fiel que no se te despega.

Nos congela el alma con soplos helados de miedo, dolor y tristeza, en el cogote. Cuando nos mete en el túnel del horror. Para que podamos notar después como nos abriga y nos envuelve, con un templado aire de dulzura, inspiradora.

Solo podemos acatar su hegemonía.

Mirar de frente a la vida: amar, comer, reír, sentir, llorar, estremecernos... Emborracharnos de ella hasta perder el sentido. Que él vendrá por detrás a mandarnos cuándo, dónde, lo que quiera. Porque él domina nuestros recorridos.

Y sólo podemos, a lo sumo, y en el mejor de los casos, percatarnos a la postre de lo que vino a decirnos: que nada es ni fué por casualidad. Que todo son señales de lo que el destino nos tiene preparado, piezas de engranaje, pizcas de sal, ingredientes secretos que mezclados misteriosa y aleatoriamente finalmente compondrán el puzzle de lo que seremos algún día.

En este viaje incierto que es la vida, que tú nunca manejas sino ella a tí.

Amén. "

ktharsis 2013

imagen: The Lighthouse by Caras Ionut

bienvenidas mis palabras

"Bienvenidas mis palabras 
que son tuyas y amanecen
al cabo de mis noches pasajeras,
alumbrando oscuridades y vacíos,
cosidas a los filos de tu abismo,
imaginadas.

Bienvenidas tus palabras
que son mías y anochecen
en los bordes ajustados de tus días,
"al meterme tu vida por las venas",
removiendo las raíces de mi calma,
abandonadas.

Con un hilo de versos enhebrados,
en invisible y frágil camino de ida y vuelta,
sacudiendo quereres en atmósfera volátil,
dos corazones conectados con palabras."

ktharsis 2013

imagen: An unfinished letter - Lynn.H.Armstrong.